lunes, 29 de junio de 2015

Salir a leer

El miércoles 15 de julio me sumaré con un cuento mío a las lecturas del ciclo Los Fantásticos.
Les invito!
...alza la mano si tu quieres venir, alza la mano Emoticono smile

*clic acá -----> ciclo Los Fantásticos


miércoles, 24 de junio de 2015

El pibe la rompe

*esta es una anécdota chiquita.
Hace unos años laburaba en una redacción en Palermo. Los sábados a la hora del mediodía -a veces- salíamos en excursión a procurarnos el almuerzo. La excursión implicaba caminar un pasaje bien angosto y empedrado.
El pasaje, con yuyos creciendo entre los adoquines, contaba con un plus para mí: alguien me había señalado la casa de Mollo y la Oreiro. No sé bien qué quiere decir eso ("bueno, los grandes músicos también tienen una vida, viste"), pero para mí era un dato a tener.
Un sábado de sol, iba silbando bajito hacia el almuerzo y veo que el portón está abierto. Chan. Bajo la velocidad, entre chusma, nervios, agazapada y pésima paparazzi.
Ahí estaba Ricardo Mollo. Subido a una escalera, con una caja de herramientas en el piso, ajustando, engrasando tuercas y andá a saber qué del portón de su casa.
Mollo quilmesrock, Mollo teatrodeflores, Mollo lunapark, Mollo cassettes, Mollo discoscompactos, Mollo sumo, Mollo canalencuentro, Mollo buenosairesvivoenlacostanerasur. Todos mis Mollos subidos a una pinche escalerita de patio, un sábado cualquiera, arreglando un portón.
Miré a ese único Mollo, lo observé poco, la verdad. Me dio pudor. Pero hice todo lo posible para mirar. Despacio, lentísima, pasé por la veredita de enfrente mirando, holamolloterreconocícapo; el tipo me miró lo que dura un chasquido de dedos. Muda escena en slowmotion (en slowmollo), grabada para siempre en la galería de los contactos visuales.
Por suerte, entre los seres humanos contamos con eso: te miran, mirás, por reflejo, por defensa, por curiosidad, por cortesía, pero miramos. Después decidís, después pensás, después olvidás o archivas en la galería de los contactos visuales, pero hay un mirar y miraste.
Mollo miró. Yo miré. Ping, pong y nada absolutamente nada más. El sábado siguió como narra la costumbre de aquella época, almuerzo, corregir notas, charlar con los compañeros del diario, incluso comentar este encuentro con Mollo.
Y Mollo, ahí desde el fondo de todas mis anécdotas, titila con un anécdota así de chiquita. La aplanadora del rock de las anécdotas, chiquita, sencilla y furiosa.
- Gracias, muchas gracias ♪


lunes, 22 de junio de 2015

Rescatate

Volvía en el colectivo viendo el partido Argentina-Jamaica, una pantalla muy moderna transmitía en vivo. En una parada, sube un señor con tapado cruzado, gorro y bufanda. El bondi era de esos que arrancan y frenan seguido, shake shake shake al pasajero. El señor paga y avanza para subir el escalón de la parte del fondo del bondi, el chofer clava ese semifreno fastidioso, el señor se ataja con ambas manos de los parantes para no caerse, se viene para adelante como si estuviera resistiendo a un ola que acaba de romper, una flaca lo sostiene de atrás, me levanto y le agarro las manos para que no se despegue de los parantes. Todo en mini segundos, sin heridos.
Paso siguiente, el semáforo en rojo nos da aire para reacomodarnos: vuelvo a mi partido, el señor descansa todo su ser en el asiento de al lado. Lo miro como diciendo qué revoleo el de recién. Y él me dice:
- ¿Sabés por qué no me caí?
Le veo los ojos chiquitos debajo del gorro y una barba blanca, pelo blanco, muy papanoelístico.
- ¿Por qué?
- Porque hace muy poco me destaparon el oído medio.. ¿y sabés qué significa eso?
- ..que recuperaste el equilibrio?
- ¡Sí! Jajaja, qué bueno que lo sabés, mucha gente no lo sabe, te dicen cualquier cosa. Y a mi edad... ahora me atajo fácil, ves, me agarro.
[abre la mano y se agarra y queda reconfirmado]
Pausa. Vuelvo al partido, un partido que dale metan otro gol, Tévez acaba de entrar, empuja la pelota pero no llega. Y papanoel vuelve a hablar, no sé bien de qué, por las dudas le aviso: "Tengo los auriculares puestos porque estoy siguiendo ese partido (señalo la pantalla), estamos en el segundo tiempo y está raro.."
- Ah qué bueno que te guste el fútbol.. igual, fútbol era el de antes, cómo jugaban. Una vez lo vi jugar a Pelé. Era buenísimo Pelé: ¡Metía goles de arco a arco! ¿Te imaginás? Contra el Rojo lo vi, en una Libertadores. No sabés cómo jugaba, increíble.
[omito decenas de respuestas posibles, por ejemplo: 'Muy bueno el Rojo versus Pelé'; o 'yo soy de Avellaneda pero de Racing'; o 'Pelé, sí... y ¿Maradona?'. Nada, nada que encienda esta conversación, no es momento]
Es inevitabilísimo mover los ojos hacia el partido. No hay goles, la transmisión ya está dando a la Argentina con su posición en el grupo como si fuera un partido terminado.
- Estamos ganando 1 a 0, pero está flojo- le digo a papanoel, por aportar algo a nuestra charla.
Se ríe, mira hacia la pantalla, yo me pregunto si alcanza a ver a esos hombrecitos sobre fondo verde.
Al siguiente freno del bondi, se levanta para bajar. Mucho gusto, me dice. Mucho gusto, contesto. Hace unos malabares que asustan a medio bondi, realmente parece que se va a caer, pero no se cae. Rompen olas pero llega a tocar el timbre. Me saluda. Lo saludo. Me sigue saludando, yo lo sigo con la mirada, algo hace que dejo el partido y lo miro hasta que termine de descender y haga pie. Ahí parado en la vereda, me muestra las manos libres y con unos saltitos (te parece que se va a caer, pero no se cae) pega un giro de 360º, vuelve a mirar y justo antes de que arranque el bondi saluda con una mano en alto, muy onda capo de las olimpíadas. Todo el bondi es testigo de su giro, sonríe.
Altísima performance, altísima proezía.




sábado, 20 de junio de 2015

*open up the doors..

en el sueño de anoche, caía un móvil de Crónica tv para filmar la escena de mi sueño. 
Bueno, dejamos acá.






miércoles, 17 de junio de 2015

*me re cabe esto que se viene

Y se abrieron las inscripciones 
y quedan lugares
¿Pero alguien vio alguna vez un pogo literario?



*iujuuuuuuu!



martes, 16 de junio de 2015

vos dale total qué importa

Bueno. Salgo al patio a colgar algo, vuelvo a entrar en la cocina y escucho un grito que viene de más allá y más allá es el piso de arriba y más allá es la ventana de Mirta. Por un nanosegundo pienso: qué suerte que no me agarró en el patio.
Pero insiste. En algún momento iba a pasar, lo sé, lo vi venir... esos llamados tan Mirta.
- Mariiaaaaaaaaaaaaa
Bueno. No es fácil resistir a las nuevas modas vecinales, hacerle frente a la inminencia de una rutina de llamados del primero al segundo piso y del segundo a la planta baja. No es fácil, pero hay que resistir con la misma lucidez con que se apaga la tele a tiempo o se esquiva una bombucha en verano: poniéndole garra.
- Mariiaaaaaaaaaaaaaa
Mirta grita mi nombre como si a) no hubiera otra María en la manzana (dudoso); b) yo fuera Betty; c) yo fuera a contestar.
Error, Mirta. Estoy refugiada en mi hogar intentando matar tu paciencia.
No contesto. ¿Pero cuánto puede durar la ansiedad cantora de Mirta? Siglos, señores y señoras. Y arremete con una segunda estrategia:
- Maariaaaaaaaa, ¿andás por ahí?
Y ahí nomás escucho que le comenta a Betty (oh, yes!), parece que están ambas asomadas en la ventana: "...debe estar porque tiene abierto".
Bueno.
"Tiene abierto",  ah bueno.
Permanezco en mi puesto, que viene a ser mi hogar, despejando todo resquicio de voluntad por responder al grito pelado.
Mirta se va, pero vuelve, pega un grito más, el último parece. Es casi triste.
Mi nombre se ilumina en el aire igual que en las comedias musicales, principalmente en una comedia en particular que estoy segura, no segura, segurísima que Mirta conoce. Y todo por no bajar a tocar el timbre de mi depto.
Pero no me conmueve, señoras y señores.
Y finalmente, creo, he ganado la batalla
pausa
se cierra una ventana del piso de arriba
silencio
patio
pajaritos
otoño
siesta.
El primer gol del partido.
María 1 - Mirta-Betty 0
Vamos a un intermedio.
En la calma de la tarde balvanerense me acuerdo que mañana tenemos reunión de consorcio. Sí, sí, todos y todas, y eso incluye a Mirta y a Betty.
Bueno.
Posteo un tema, mucho gusto, hasta luego, hasta mañana, chicas.




sábado, 13 de junio de 2015

Casa de Brujas

Hace diez años estábamos preparando la salida del primer número de la revista Casa de Brujas
me acordé de eso
y de cómo pasa el tiempo.
- Guuuaaaaaau.



miércoles, 10 de junio de 2015

*metablogged

Me parece un gran triunfo que el boom redes sociales no haya dado por cerrado a este rincón tan simpático/originario/vintage del ciber espacio.
Diría que la plataforma blogger es casi el anti-héroe de la época digital; pierde en las carreras de velocidad, en las de comunicaciones instantáneas, en las de lecturas a vuelo de pájaro, en las de selfies, y en las de apps de celular. Paaabre. PERO: qué gloria seguir teniendo blogs para visitar, pausas donde leer a amigos y a amigos de amigos, a autores conocidos y a desconocidos.
En este acto, pido, por favor, un brindis para ese planeta de gente donde silenciosamente, todos los días, se siguen [seguimos] publicando posteos de casi cuaderno, de casi libro, de casi revista, como una voz que le habla al mundo con el mismo ritmo de una botella echada al mar.
Aguante.
- Que vivan los blogs, carajo.. y allí van..♪



martes, 9 de junio de 2015

*la vi pasar

Textos que esperan en la compu desde ayer, hoy habemus luz. Horas garúa. Autos. Nubes. Un consultorio casi vacío, pacientes por celular. Kioscos abiertos. Peatones. La señora del puesto de flores poniendo en hilera las macetitas para que se mojen con la llovizna. Y a la vuelta de mi casa, refugiada en el techo de una pizzería, me la cruzo a Patricia Sosa.
- Un típico día random. Salú.



jueves, 4 de junio de 2015

Ni una menos

bocha de fotos
bocha de textos
bocha de gente
bocha de silencios
bocha de inspiraciones
bocha de opiniones
bocha de edades
bocha de chori paty remera
bocha de celulares apagados
bocha de colapsos
bocha de carteles
bocha de nombres
bocha de estadísticas
bocha de ausencias
bocha al sol
bocha de luna
bocha de estilos
bocha de gritos
bocha de banderas
bocha de artistas produciendo
bocha de preguntas
bocha de cuerpos
bocha de discusiones
bocha de cantos
bocha de murgas
bocha de caras conocidas
bocha de emociones,
bocha de estar ahí
- Bocha de jornada.


*plaza de los dos congresos, 3 junio de 2015, Ni Una Menos.

lunes, 1 de junio de 2015