martes, 15 de diciembre de 2015

Purga

Hace días que me vengo acordando de esta canción. Como una purga la canturreo sin pensar demasiado. Me gusta que es una canción cualquiera, que un día escuché en la radio y me quedó, si tuviera un programa de radio, la hubiera pasado un día como hoy.
A veces son tan necesarias las canciones cualquiera.
Dice: Ya lo sabemos todos tenemos un poco de miedo.
Ya lo sabemos.
Hay una frase de Nietzsche que dice algo así: "La valentía no es perder el miedo para avanzar, sino avanzar a pesar del miedo".
En mi cabeza, en mi corazón, esa frase y esta canción se dan la mano ♪





jueves, 10 de diciembre de 2015

*no nos fuimos

nos amuchamos
con los pies en el pasto
en cantitos
lo que sí
lo que falta
las horas
lxs amigxs
los hermanos
los más pequeños
el amor para tejer
las charlas
las inquietudes
postales
te amo gracias te amo en carteles escritos a mano
un viejito arremangando su camisa
un bebé dormido
una flaca arreglando su cartel
cada unx a sus proyectos, su espera
La noche por las calles de santelmo
como una plaza que se diluye
se derrama
por bolívar
por defensa
por san martín
por avenida de mayo
por balcarce
Con algo que persiste
sigue
no se apaga
no se duerme
A veces somos un disco que quedó colgado en el último track
un poquito más
desde siglos atrás
intermitentes los cantitos
el futuro las luchas de siempre
y las doce de la noche, como un año nuevo
ese minuto de doble filo
de verano
raro
consternado
rabioso.
Con un abrazo hasta que vuelva
y otro para quedarnos.
- a meterle amor.

martes, 17 de noviembre de 2015

Un estadio entero cantando tu canción

Anoche, minutos antes del *Debate* fui al chino a comprar algunas cosas.
A veces voy al chino porque es una manera de pegar una vuelta a la manzana, cuando necesito pensar, cuando quiero cambiar de aire. Quizás ni entro al chino, doy la vuelta y regreso.
Cuando entré, tenían una pantalla nueva donde estaba por empezar el *Debate*. Me pregunté a quién votaría el chino.
En la caja, me di cuenta que no me alcanzaba la plata, que había salido con dos mangos en el bolsillo. El chino me dijo "Deje deje me trae mañana".
Y hace un rato, justo antes de que cierre, pasé para pagarle mi cuenta.
"¿Viene de trabajar? No había problema, podía traer mañana."
Cuando fueron subiendo los precios, dejé de ir al chino. Voy a veces. Pero de los cinco chinos que hay alrededor de mi casa, ése es el más fiel a la referencia de los precios cuidados.
La verdad, no sé si vota, no sé qué vota. Tampoco sé cómo será el verbo 'fiar' en chino. Pero, bueno, mejor así las cosas en el barrio, dar la vuelta a la manzana, y si entrás al chino, que te fíe y mañana te diga "pero no había problema". Que el tejido de los días se debata en esas cosas.
Que cuando pasan cosas, suceda algo.
☾ ♪ esta es una de mis canciones favoritas de los Stones.
Tomen todxs, denle play:
"You Can't Always Get What You Want
But If You Try Sometimes
Well You Might Find
...You Get What You Need."





martes, 10 de noviembre de 2015

Que la peste huya de nosotrxs!



Acá estoy, leyendo un capítulo de La Pertenencia, de Leandro Gabilondo.
Me emocionan mucho mis amigos cuando se emocionan y cuando crean, ofrecen, muestran, dan. Me da de esas cosas que duran varios días.
Creo que es lo que nos salva el mundo. Ese hilo que nos une contra cualquier tipo de ballotage, desmentidas, cinismos.
Esa noche estaba leyendo en voz alta. No sabés qué cara ponés cuando leés hasta que ves una foto. Mientras tanto, sólo te mirás a los ojos con la lectura.
Antes de darme pie, Leo dijo una cosa que todavía resuena en mi cabeza, era algo así: '..cuando hacemos algo, muchas veces se juega un ballotage entre la voluntad y el talento, bueno, yo le pongo mis votos a la voluntad en esa disputa'.
Pues sí, si vamos a desempatar, que sea con ganas.
Leamos con otros, escribamos con otros, hagamos música con otros, que no se acabe el mundo.
Huyamos de la peste, hasta que la peste huya de nosotros.
Consigan "La Pertenencia", es un libro hermoso, editado con bocha de amor, desde el texto hasta la elección del papel y la tipografía.
Aguante todo.


domingo, 8 de noviembre de 2015

*Huir de la peste

Me acordé de estos dos textos de Deleuze, en sus clases sobre Spinoza.
muchas veces los vuelvo a leer.
Creo que contienen una oportuna sabiduría:
"Hay el alma y el cuerpo, y los dos expresan una misma y única cosa; un atributo del cuerpo es también un sentido del alma (por ejemplo, la velocidad). Y por la misma razón que no sabéis lo que puede un cuerpo, que hay muchas cosas en el cuerpo que desconocéis, que rebasan vuestro conocimiento, también hay en el alma muchas cosas que rebasan vuestra conciencia. (...)
No es fácil ser un hombre libre: huir de la peste, organizar encuentros, aumentar la capacidad de actuación, afectarse de alegría, multiplicar los afectos que expresan o desarrollan un máximo de afirmación. Convertir el cuerpo en una fuerza que no se reduzca a un organismo, convertir el pensamiento en una fuerza que no se reduzca a la conciencia".
Y luego:
"Se definen las cosas por lo que pueden. Eso abre experimentaciones, es toda una exploración de las cosas, no tiene nada que ver con la esencia. Hay que ver a las personas como pequeños paquetes de poder. Hago como una especie de descripción de lo que las personas pueden. Desde el punto de vista de una ética, todos los existentes, todos los entes son vinculados a una escala cuantitativa que es la de la potencia. Tienen más o menos potencia. Esa cantidad diferenciable es la potencia.
El discurso ético no cesará de hablarnos no de las esencias -no cree en las esencias-, sino de la potencia, a saber: las acciones y pasiones de las cuales algo es capaz. No lo que la cosa es, sino lo que es capaz de soportar y capaz de hacer.
(...) Una vez más, se trata de la pregunta: '¿Qué puede un cuerpo?'. ¿Qué puedes en virtud de tu potencia? Es muy diferente de la pregunta moral: '¿Qué debes en virtud de tu esencia?'. He aquí entonces que la potencia constituye la escala cuantitativa de los seres. Es la cantidad de potencia lo que distingue un existente de otro. Spinoza dice muy a menudo que 'la esencia es la potencia'. ¡Comprendan el golpe filosófico que está dando!".
Y aguante todo. Hasta que la peste huya de nosotrxs.




domingo, 1 de noviembre de 2015

Qué tendrá

Hoy me acordé de estas dos escenas, no sé si esto de los noventa que vuelven tiene que ver: hace unos meses, entro a un chino acá cerca de casa. Estoy caminando de frente a la góndola buscando, pongamos, una cajita de tomate o sal gruesa, despacio muy concentrada producto por producto. Y de pronto, flash, me choco con un chavón que creo que estaba haciendo lo mismo. Un tipo más bajito que yo, de pelo corto y una camperita pegada al cuerpo que le marcaba la cintura.
Perdón, le digo.
Está bien, me responde el mismísimo Ricky Maravilla.
Tardé unos segundos en caer, era como una tapa de revista tamaño humano en un almacén de Balvanera. Bueno, sonreímos cordialmente y cada uno siguió con su compra. Me lo volví a cruzar en la vereda, él esperaba a alguien con una bolsa en la mano. Tan cotidiano el Ricky. Y ahí me acordé de que hace unos años, yo estaba en un bodegón del barrio y él estaba sentado en la mesa de enfrente, festejaban un cumpleaños. En un momento, pasó un tipo que tocaba el arpa y se puso a tocar a los pies de la mesa Maravilla. Aplausos. Sigue tocando, se levantan varios comensales de la mesa a bailar. Y miro de reojo y pienso: "Mirá si se pone a bailar Ricky".
Bueno: ¿Se imaginan si se hubiera puesto a bailar Rickiiii??
No lo hizo. Quizá tendría que haber hablado de eso con él cuando me lo topé en el chino. Qué desperdicio de la ocasión.
Será la próxima.
- Ah, y che, a no desperdiciar oportunidades de bailar ♪



miércoles, 28 de octubre de 2015

*sed y paciencias


No es para quedarnos en casa que hacemos una casa 
no es para quedarnos en el amor que amamos
y no morimos para morir
tenemos sed y
paciencias de animal.


- Juan Gelman, Costumbres.

jueves, 15 de octubre de 2015

altos coros

De chica cantaba a los gritos esta canción. Teníamos el vinilo, me acuerdo cuando aprendí a leer Queen, durante un buen tiempo leí: "Que-en" en la tapa del disco.
Esta era de las favoritas, ni sabía lo que decía la letra. O sea, "cuando era chica cantaba a los gritos esta canción e inventaba la letra".
O quizás sí sabía lo que estos Que-en estaban diciendo.
Qui-én sabe, ¿no?
- Tal vez, tal vez, tal vez.


viernes, 2 de octubre de 2015

jueves, 1 de octubre de 2015

Kodama, momento

Mi primer trabajo fue en una librería, sábados y domingos.
A mí me gustaba, pero a los que me preguntaban si me la pasaba leyendo: la verdad es que no; del casi año que estuve ahí, habré llegado a leer tres libros completos, uno de poesías de Juan Gelman, una novela corta de Andrés Rivera y uno de cuentos de Borges, lo demás fue un enorme salpicado, leer por partes, leer en diagonal.

El de Gelman, me acuerdo que estaba sobre el mostrador como 'reservado': un día entró una chica apurada, llovía, venía directo al libro, me pidió que lo envolviera para regalo, cada tanto miraba a la vereda, había un auto con el motor encendido esperándola. Tuve la sensación de que el libro era para el conductor de ese auto: ella se ponía de espaldas, tapando el mostrador y el libro, era una edición especial que yo acababa de forrar con un film para protegerlo. Pagó y se fue.
Así es la vida de atender al público también, se dialoga con lo efímero.


El de Rivera, simplemente lo encontré y lo leí una mañana solitaria. El de Borges era 'Ficciones'. Pero me pasaba algo raro: resulta que los sábados por la tarde, venía María Kodama y se sentaba a leer y tomar su café en el bar de la librería. Yo dejaba al Borges debajo del mostrador y leía otras cosas. Hasta que un sábado antes de irse pasó por las estanterías, agarró un libro y se acercó a donde estaba yo. En mi cabeza se prendieron fuego las apuestas: A ver, Jorge Luis, ¿qué libro estará llevando? ¿A ver, me oye?
- Llevo éste.
- ¿Se lo envuelvo para regalo?
- Sí, por favor.


Esa fue prácticamente toda mi memorable conversación con la ex de Borges, allá por el año '99.
Mucho mejor fue lo que leí al voltear el libro que iba a envolver: "Bioy Casares". ¡El alterego de Jorge Luis, su amigo, su cómplice y todo, su salieri incomprendido en la fama universal (?), el novio de la Ocampo rebelde, el otro!
Con ustedes, el libro que estaba comprando la Kodama... Ahí se me frenaron todas las ideas, a tal punto que nunca nunca nunca pude recordar qué título compró, cuál de todos. Sólo sé que mientras doblaba las esquinitas del papel regalo y cobraba y abría la caja y sacaba el cambio para la clienta y ponía el libro en la bolsita y el moño y la veía irse, todo ese tiempo, pensé en Borges. ¡Pero era un libro de Bioy! (..lo que es la mente, ¿no?)

La dupla Honorio Bustos Domecq es como un átomo que hace fuerza para conservarse unido en el lomo de algún libro pero se parte, siempre se parte, y quedan dos mitades desparejas: Borges por un lado, Casares, por otro.

- Y al final, nadie lucra espectacularmente con Bioy.
- ¿Y Kodama?
- Borges.
- ¿Por una cabeza?
- Todas las locuras.











martes, 29 de septiembre de 2015

Legal, seguro y gratuito

*ayer fue el día internacional por la legalización del aborto

todos los días son internacionales
esos días los gobiernos le deben a las mujeres sus derechos 
esos derechos que también son en los cuerpos

Todos los días, todas las noches, se realizan abortos
todos los días, se lucra con este negocio
miles de mujeres no pueden pagarlo
cada día: una mujer, una niña, una adolescente, ya murió por estas causas

la legalización no produce los abortos.
La legalización previene, informa, incluye, protege.

es internacional
es nacional
es deuda
es urgente

educación sexual para decidir
anticonceptivos para prevenir
Aborto Legal para no morir.






lunes, 28 de septiembre de 2015

*moon river

- Y me gustan esos raros peinados nuevos
- es mejor que estarse quieto
- Uuuooh uuooh oh..♪



sábado, 26 de septiembre de 2015

*pueblo

"Las piedras son tiempo 
El viento 
siglos de viento
Los árboles son tiempo
las gentes son piedras 
El viento 
vuelve sobre sí mismo y se entierra 
en el día de piedra
No hay agua pero brillan los ojos."
-Octavio Paz, 'Pueblo'.



#Ayotzinapa
26 de septiembre


miércoles, 23 de septiembre de 2015

Daleee

Salir a la cancha incluye momentos de consternación. Es también estar viendo pasar la pelota que tiran los demás. Esperar tu turno, pensando loca y alternadamente: "Ay que ganamos ay que perdemos ay que ganamos". Te cruzás y te descruzás de brazos. Te callás. Gritás. Y no sabés.
Con dosis fundamentales de adrenalina decorándolo todo.
Como la vida en general, y como la primavera lidiando al filo del invierno por algo llamado: inicio de temporada.
- ¿Hace mucho frío?
- Sí.
- Dale que ganamos
- ¿Perdemos?
- Naaaaa! Daleeeeeeeee!



lunes, 21 de septiembre de 2015

i got you babe

Hoy llovió todo el día pero no dejó de ser el primer día de la primavera de este año.
También fue el cumpleaños de Bill Murray, que nació un 21 de septiembre y después tuvo el atino de hacer esta película [güenísima].
Una marmota + el pronóstico del tiempo + un invierno que se termina + una primavera que finalmente llega.
- Feliz cumpleaños a Bill..♪



jueves, 17 de septiembre de 2015

un tal John Ricardo Darín Malkovich

- En el 90% de las películas argentinas de los últimos años trabaja Ricardo Darín.
- ¿De "El Hijo de la novia" para acá?
- Sí, y está estrenando una nueva.
- Ah la pegó
- La RE pegó.
- ¿Y si se volvió un fetiche de la suerte, onda el gatito que mueve la mano?
- ¿Que ayuda al director/productor que lo llame?
- Sí
- Entonces: *Bienvenido Darín Para Siempre*
- Amén.
- che
- qué
- Y está para hacerle en unos años la peli: "¿Quieres ser John Ricardo Darín Malkovich?"
- Dale
- Será un éxito
- Ahora lo llamo y le aviso.




martes, 15 de septiembre de 2015

Sonidos del mundo uníos

Cuando alguien se toma el laburo
de hacer un mapa así
de complejo y bonito
yo le comparto.

- Géneros musicales por mil: Every noise  <············

lunes, 14 de septiembre de 2015

*tip tip

Si alguien tipea cualquier cosa, mete una letra por otra y yo le entiendo, y luego yo tipeo mal y el predictivo se manda solo y estoy escribiendo cosas absurdas pero el otro me entiende, mientras él o ella o ellos chatean con un par más tipeando cualquiera, salvando/reescribiendo alguuuna palabra cada tanto, con el predictivo redireccionando todo hacia horizontes semánticamente impensables, y crece fácil la catarata de textos absurdos en la red, verso a verso, tipeo a tipeo. Así hoy, ayer y mañana.
Pregunto:
a) la tecnología está creando su propio lunfardo
b) nos entendemos igual, entonces para qué
c) nadies nos entendemos
d) se abandonan las precisiones; hablamos por aproximación
e) lo único que importa es la poesía surrealista
f) se llama 'preadictivo'
g) me rindo o rondo o ronda o riendo.




viernes, 11 de septiembre de 2015

*Fucsia

Hablemos de Cee Lo Green puteando nivel pop fucsia..♪
'ta como para que se te pegue y la canturreás andando entre las góndolas del chino, y llegás a la caja y seguís meta cancioncita y el chino te mira, no reconoce la melodía pero comprende lo que estás diciendLE PASÓ A UNA AMIGA, eh.
- Besites para todus.



jueves, 10 de septiembre de 2015

Tu esqueleto te trajo hasta aquí

Hace poco descubrí que habían lavado un graffiti que tenía años en mi cuadra. Ay qué pena. Lo borraron casi con la misma rapidez con que debe haber sido escrito, porque nadie se dio cuenta, parece.
- amigo kiosquero, ¿sabe cuándo lavaron lo que estaba escrito ahí enfrente?
- No.
Furtivos los grafiteros, furtivos los lavagraffitis.
El texto decía: **¿Qué harías si no tuvieras miedo?**
Era mi cartel favorito de la cuadra, de mi barrio. Todas las mañanas, "¿qué harías si no tuvieras miedo?". Mil veces pensé en sacarle una foto. Pero para qué, si estaba ahí en enormes letras, tipo Times New Roman, color negro, tamaño 10.000 apróx.
Bueno, ya no está, y quizá lo borró el mismo que lo escribió. Veloz. Raudo. Pero ahora sin miedo; o fue otro lector/a que a diario se cruzaba con esa frase... y decidió que ya estaba.
Pero
entonces, qué
¿ahora qué?
¿Qué haríamos si ya no tuviéramos miedo?
*al autor o autora de ese cartel, que es imborrable y que acá leímos durante años, gracias.
- Le mando este tema, de graffiti ♪





miércoles, 9 de septiembre de 2015

Con fe

acá estoy barajando una nueva Clínica de Narrativa
intensiva / noviembre / Mendoza / otra vez.
- ¿Será que va?



lunes, 31 de agosto de 2015

Bachata santa Rosa

El fin del invierno es que salgo de mi lecho de gripe para ir a la verdulería, me doy coraje y repto cien metros entre las sombras abrigada hasta la coronilla porque se levantó viento, y me encuentro con una tienda iluminada, llena de cajones de frutas (ahí adentro parece de día, y a mí me decoró un chiste de Burton), y el verdulero tiene puesto el cidí de Bachata Rosa.
Entonces, el choque cultural de las estaciones climáticas:
- ¿Cuánto está el jengibre?
- Juan Luis Guerra Inmortal.
- ¿El pomelo?
- Juan Luis Guerra Inmortal
- Está bien, sí, llevo eso y las naranjas
- Juan Luis Guerra Inmortal.
Y así. Hasta que me dejó pegadas esas legendarias canciones.
Pero yo tenía pegada esta otra, y pienso ganar la partida.


*ay que no, que no!



martes, 18 de agosto de 2015

mi broli

*hoy imprimí una primera versión de mi libro de cuentos.
- Bueno, llegué y falta menos.
Y creo que nunca me había pasado de llorar de emoción al cortar un pedazo de zapallo. Ah, péren, capaz no era el zapallo.
Ooh! Entonces nunca lloré al cortar un pedazo de zapallo, todavía!
- Hola, mi broli Emoticón heart te dedico cada una de estas canciones:



lunes, 17 de agosto de 2015

viernes, 14 de agosto de 2015

Todas las mañanas que viví

Creo que todavía no lo conté, no. Es de Betty, la de arriba que no grita pero Mirta sí, ella le grita su nombre -lo famosa que la vuelve-, le grita desde la planta baja donde también suelo cruzarme al marido de Betty, él hace su escala obligada porque tiene unos temas de salud y frena ahí, deja su cuerpo en la planta baja, junto a la puerta y sube su grito, un grito con el que llama a las chicas, a Betty y a Mirta, ellas que clavan un five oclock tea, que vienen a ser en este caso los mates balvanerenses, o el café, Mirta prepara zarpado buen café: y esto es lo que creo que todavía no conté de las chicas.
Los recuerdos salen en filita como los pingüinos al agua, el timing, que le dicen, y saltan.
Así que ahora que me acuerdo, lo escribo: hace unos días tuvimos reunión de consorcio, actividad que se repite bastante seguido últimamente, se arma la onda vamos a las reuniones como quien va al club.
Es invierno y en el palier habitual nos murimos del ofri, así que Mirta invita a su casa, el depto de arriba, desde donde -oh sí- ha cantado mi nombre por la ventana, de lo más Julie Andrews.
La cosa es que esta vez estábamos alrededor de la mesa, en asamblea, las chicas, otros vecinos, el administrador y yo, pero mientras nos tomábamos unos minutos para arrancar, Mirta iba y venía de la cocina con lo del cafecito.
Me levanté para darle una mano y vi toda la maniobra de la buena anfitriona: en una olla con agua caliente entibiaba las tacitas, las iba sacando con una pinza -todo pensado, qué capa-, las colocaba en una bandeja y plin servía el café recién hecho.
Y yo regreso de la cocina bandejeando el café de Mirta, la obra de arte de la culinaria vespertina, y estaciono justo en la silla al lado de ¿quién? De Betty.
Betty es un poco ansiosa, me mira de reojo con sus ojitos saltones, simil los ojitos de su chihuahua balvanerense bautizado "Guapo". Ambos te muestran los dientes. Sí, miedo, pero se sobrevive. Más aún, con el cafecito de Mirta, que por más que baje la temperatura, se mantiene tibio ahí en la tacita acondicionada.
Todo feliz. Y Betty comienza a hablarme, seguimos en este entretiempo de reunión de consorcio.
- ¿Cómo está tu gatito, María?
- Bien, muy bien.
[ ah, solemos charlar de mascotas con ella ]
- ¿Y el tuyo?
- Falleció
[ ay qué horror, lo había olvidado ]
- Ay, Betty, tenés razón, disculpame, ya me lo habías dicho...
- Está bien, no hay problema, estaba muy viejita pobre gata.
Me mando a silencio. Betty contraataca:
- ¿Te mostré el nuevo habitante de casa?
- No
- Aaaah, no sabés qué hermoso. Esperá..
[ saca el celular y empieza a buscar alguna foto, algún video. Es un video, estoy por ver un video en el celu de Betty..]
- ¿Conocés?
- Nop, ¿es un ave como del litoral?
- Siii, es un Agapornis!
Yo soy una ignorante zoológica, parece, sólo pienso en la banda de pistas de baile que hacen largos covers con su nombre de pájaro amazónico. Nunca he visto uno en vivo, bueno, o por videito, digamos, un Agapornis viviente.
Momento estremecedor en la casa de Mirta, la cuenta regresiva a la charla sobre expensas, con una mano en el asa hirviendo de la tacita de café, y otra sosteniendo el celular con el Agapornis: mi nuevo vecino.
- ¿Cómo se llama? - le pregunto a Betty, por decir algo.
- .................... ... - ella me contesta y yo he olvidado el nombre.
Bueno, me acabo de dar cuenta de algo: siempre charlamos de mascotas con Betty. Y pareciera que se me da por olvidarme algún dato fundamental.
No hay caso, Betty, lo nuestro es así.
*Bienvenido Agapornis a la casa de Guapo.



jueves, 13 de agosto de 2015

Tirate un paso

Hoy estaba cruzando la 9 de julio y lloviznaba. Caminaba hacia mi casa, pensando que ya estaría por volver la luz. Iba escuchando la Aspen, en un plan música que me pondría en el auto si estuviera en un auto, pero iba a gamba y la llovizna me daba en la cara.
En un momento en una de las peatonales de la avenida, me cruzo a una señora que me mira y se sonríe como si yo estuviera haciendo algo gracioso, y ahí me avivo de que efectivamente venía haciendo este pasito: tiraba los hombros para adelante alternadamente y balanceaba los brazos en automático, hacía no sé cuántas cuadras. Tenía la capucha puesta, así que creo que la señora ni se dio cuenta de que yo tenía auriculares.
Yo tampoco me había dado cuenta de que estaba tirando pasos. Son las posibilidades que produce escuchar la radio un día de lluvia mientras cruzás la ciudad hacia tu casa con el anhelo, con la casi certeza de que la luz ha vuelto.
Este es el tema que sonaba cuando me di cuenta del paso que estaba tirando. De en serio lo digo. Y no es mi culpa.
- Güeeena, pasito.


jueves, 30 de julio de 2015

Unos días en la vida

Postales de los días en Mendoza, entre la Clínica de Narrativa y el invierno en la montaña.
- Bueno, todo lindo, y sí.


- el equipo de trabajo.

- El espacio amigo donde sucedieron los encuentros.

- el camino rumbo a la Pájaros Librería Independiente 
#salvapantallas

lunes, 20 de julio de 2015

Yo soy tu amigo fiel

Creo que el único invento que puedo poner por encima de la música son los amigos. Después, todo lo demás.
Y cada cual, más-menos amigos, se hace los amigos que quiere.
Hace un par de semanas, hubo un principio de incendio en mi edificio: concretamente en el departamento de al lado, que estaba vacío en plena obra de arreglos. Me despertó una vecina a los timbrazos, y a los minutos, estábamos en un semicírculo de pijamas, jogginetas y mal peinados, sobre la vereda. La policía despejaba el camino y los bomberos pasaban en fila por el pasillo. No fue grave: un albañil había barrido las colillas con el aserrín la noche anterior y se armó una pequeña fogata que tiraba más humo que el vaticano.
La cosa es que, como podrán imaginar, en la vereda, me encontré con Betty (Mirta estaba trabajando, buuu).
Betty había salido en pijama con una campera sobre el algodón de florcitas y con su perrito tipo chihuahua balvanerense. Que viene a ser el amigo fiel de Betty.
Mi pasillo, planta baja, chorreaba agua hasta la vereda, así que para pasar el momento me acerqué a saludar a Betty, que tenía al chihuahua balvanerense con la correa puesta pero en brazos.
- Hola Betty, cómo va
- Ay bien, viste qué mal esa gente
- Sí, un bajón
*el chihuahua pega un gritito tipo peluche balvanerense
- Qué lindo- le miento a Betty.
- ay, es mi perrrriiiitooooo- responde Betty cuasi maléfica.
Sonrío y me acerco. No puedo más de simpatía, es nuestro encuentro del año. Veo que su perrrriiiiitoooo tiene una chapita con forma de hueso en el collar, y una inscripción que no llego a leer. Me acerco más, el perrriiitooo vuelve a gritar.
Leo bien, la medallita dice: "Guapo".
- ¿"Guapo" se llama?
- Sí, es mi guapo, y es muy malo, jaja.. - Maléfica tipo balvanerense.
Retrocedo unos metros, me alejo de ambos. Miro hacia la puerta del edificio, ahí viene otra vecina, también con su perra en brazos. La perra, de pelo largo, negra buena onda, con collar, correa pero agarradita por su dueña. Se acerca a Betty: estamos en la dog friendly zone, estilo dueña en pijama con tapado encima, pantuflas y perrito en brazos.
Cuelgan las correas, inútiles.
Pasan los minutos, los perros siguen en el abrazo humano.
Que viva el amor.
- Muy feliz día, vecinos del mundo.


viernes, 17 de julio de 2015

lunes, 13 de julio de 2015

mi cumploaños

nací tipo 11 de la mañana de un domingo; era 13 de julio y verano. Esta foto es de unos pocos años después, acá en Argentina, aprendiendo a nadar.
Soy fan de esta foto, así: en papel, un poco sepia pero tan vivaz y con una nitidez real, que es una nitidez con las filigranas del tiempo.
- HOLAAAAAA A TODEEES




viernes, 10 de julio de 2015

Ruedas que te llevan

Hoy estuvo el gasista quinchimil horas con la estufa de mi casa; una parte de lo quinchimil fue que vino un par de horas después de lo que me había dicho.
- ¿Ya estás en temporada alta, Julio? - le dije. Y sí, como las heladerías en verano.
Terminó desarmando y llevándose "estos caños a la cinguería, van a estar para el lunes recién. Mejor que hagan una pieza entera, y remacho esta otra parte". Entonces, a las quinchimil de hoy les sumamos otras próximas quinchimil.
- Vuelvo el lunes
- Bueno, dale.
El lunes es mi cumpleaños pero no hay evento, por más histórico, ritual, personal o poético que sea, que pueda detener las demandas domésticas, básicas y artefactosas de la vida diaria, que son las que finalmente se hacen lugar con la misma fuerza con la que gira el planeta.
Me acordé de esta canción,
y de que la palabra 'somos' es capicúa.
bueno, eso por hoy ♪


martes, 7 de julio de 2015

#Starr

Me gusta bocha entrar al chino y que tengan canciones pop al palo. En lo demás no sé si nos entendemos. No hablamos más que para saludarnos (hola, hola), me parece que ni les importa que hablemos, son casi diez años de no hablar; una vez les pregunté por los precios cuidados y no entendí la respuesta, y cada algunos meses me vuelven a aclarar cuál es el mínimo para poder pagar con débito.
No voy tan seguido y sin embargo más de una vez me fiaron (eeh qué caro, no me alcanza), y en una ocasión, tuvimos un desencuentro con un intercambio de billetes: ese día se tensó la cosa pero al chino no se le movía un pelo, cortó la charla, puso replay al video de la cámara de seguridad (..ahí estaba yo en blanco y negro, pagándole), y confirmó que el error era suyo y me pidió disculpas.
Creo que el fiado y esa anécdota a mi favor son toda la base de nuestra magra relación.
Hoy tenían la Aspen a todo volumen y me enteré de que es el cumpleaños de Ringo Starr. Todo, en ese pasillo de góndolas.
- Hola.


pd. le amo que toca la batería, canta y mueve la cabeza estilo beatle imperdible con su pelito corte taza, todo por el puético precio de ser quien es.

lunes, 6 de julio de 2015

también uso mi blog para guardar cosas que me gustan

Un trazo
un trozo un tono un toque un punto que vibra una línea que vuelta una mancha de sombra un círculo puro aquí o en el cielo quizá sean el augurio la clave el indicio secreto para la vida o para esta tarde.


- del poeta Hugo Gola.

lunes, 29 de junio de 2015

Salir a leer

El miércoles 15 de julio me sumaré con un cuento mío a las lecturas del ciclo Los Fantásticos.
Les invito!
...alza la mano si tu quieres venir, alza la mano Emoticono smile

*clic acá -----> ciclo Los Fantásticos


miércoles, 24 de junio de 2015

El pibe la rompe

*esta es una anécdota chiquita.
Hace unos años laburaba en una redacción en Palermo. Los sábados a la hora del mediodía -a veces- salíamos en excursión a procurarnos el almuerzo. La excursión implicaba caminar un pasaje bien angosto y empedrado.
El pasaje, con yuyos creciendo entre los adoquines, contaba con un plus para mí: alguien me había señalado la casa de Mollo y la Oreiro. No sé bien qué quiere decir eso ("bueno, los grandes músicos también tienen una vida, viste"), pero para mí era un dato a tener.
Un sábado de sol, iba silbando bajito hacia el almuerzo y veo que el portón está abierto. Chan. Bajo la velocidad, entre chusma, nervios, agazapada y pésima paparazzi.
Ahí estaba Ricardo Mollo. Subido a una escalera, con una caja de herramientas en el piso, ajustando, engrasando tuercas y andá a saber qué del portón de su casa.
Mollo quilmesrock, Mollo teatrodeflores, Mollo lunapark, Mollo cassettes, Mollo discoscompactos, Mollo sumo, Mollo canalencuentro, Mollo buenosairesvivoenlacostanerasur. Todos mis Mollos subidos a una pinche escalerita de patio, un sábado cualquiera, arreglando un portón.
Miré a ese único Mollo, lo observé poco, la verdad. Me dio pudor. Pero hice todo lo posible para mirar. Despacio, lentísima, pasé por la veredita de enfrente mirando, holamolloterreconocícapo; el tipo me miró lo que dura un chasquido de dedos. Muda escena en slowmotion (en slowmollo), grabada para siempre en la galería de los contactos visuales.
Por suerte, entre los seres humanos contamos con eso: te miran, mirás, por reflejo, por defensa, por curiosidad, por cortesía, pero miramos. Después decidís, después pensás, después olvidás o archivas en la galería de los contactos visuales, pero hay un mirar y miraste.
Mollo miró. Yo miré. Ping, pong y nada absolutamente nada más. El sábado siguió como narra la costumbre de aquella época, almuerzo, corregir notas, charlar con los compañeros del diario, incluso comentar este encuentro con Mollo.
Y Mollo, ahí desde el fondo de todas mis anécdotas, titila con un anécdota así de chiquita. La aplanadora del rock de las anécdotas, chiquita, sencilla y furiosa.
- Gracias, muchas gracias ♪


lunes, 22 de junio de 2015

Rescatate

Volvía en el colectivo viendo el partido Argentina-Jamaica, una pantalla muy moderna transmitía en vivo. En una parada, sube un señor con tapado cruzado, gorro y bufanda. El bondi era de esos que arrancan y frenan seguido, shake shake shake al pasajero. El señor paga y avanza para subir el escalón de la parte del fondo del bondi, el chofer clava ese semifreno fastidioso, el señor se ataja con ambas manos de los parantes para no caerse, se viene para adelante como si estuviera resistiendo a un ola que acaba de romper, una flaca lo sostiene de atrás, me levanto y le agarro las manos para que no se despegue de los parantes. Todo en mini segundos, sin heridos.
Paso siguiente, el semáforo en rojo nos da aire para reacomodarnos: vuelvo a mi partido, el señor descansa todo su ser en el asiento de al lado. Lo miro como diciendo qué revoleo el de recién. Y él me dice:
- ¿Sabés por qué no me caí?
Le veo los ojos chiquitos debajo del gorro y una barba blanca, pelo blanco, muy papanoelístico.
- ¿Por qué?
- Porque hace muy poco me destaparon el oído medio.. ¿y sabés qué significa eso?
- ..que recuperaste el equilibrio?
- ¡Sí! Jajaja, qué bueno que lo sabés, mucha gente no lo sabe, te dicen cualquier cosa. Y a mi edad... ahora me atajo fácil, ves, me agarro.
[abre la mano y se agarra y queda reconfirmado]
Pausa. Vuelvo al partido, un partido que dale metan otro gol, Tévez acaba de entrar, empuja la pelota pero no llega. Y papanoel vuelve a hablar, no sé bien de qué, por las dudas le aviso: "Tengo los auriculares puestos porque estoy siguiendo ese partido (señalo la pantalla), estamos en el segundo tiempo y está raro.."
- Ah qué bueno que te guste el fútbol.. igual, fútbol era el de antes, cómo jugaban. Una vez lo vi jugar a Pelé. Era buenísimo Pelé: ¡Metía goles de arco a arco! ¿Te imaginás? Contra el Rojo lo vi, en una Libertadores. No sabés cómo jugaba, increíble.
[omito decenas de respuestas posibles, por ejemplo: 'Muy bueno el Rojo versus Pelé'; o 'yo soy de Avellaneda pero de Racing'; o 'Pelé, sí... y ¿Maradona?'. Nada, nada que encienda esta conversación, no es momento]
Es inevitabilísimo mover los ojos hacia el partido. No hay goles, la transmisión ya está dando a la Argentina con su posición en el grupo como si fuera un partido terminado.
- Estamos ganando 1 a 0, pero está flojo- le digo a papanoel, por aportar algo a nuestra charla.
Se ríe, mira hacia la pantalla, yo me pregunto si alcanza a ver a esos hombrecitos sobre fondo verde.
Al siguiente freno del bondi, se levanta para bajar. Mucho gusto, me dice. Mucho gusto, contesto. Hace unos malabares que asustan a medio bondi, realmente parece que se va a caer, pero no se cae. Rompen olas pero llega a tocar el timbre. Me saluda. Lo saludo. Me sigue saludando, yo lo sigo con la mirada, algo hace que dejo el partido y lo miro hasta que termine de descender y haga pie. Ahí parado en la vereda, me muestra las manos libres y con unos saltitos (te parece que se va a caer, pero no se cae) pega un giro de 360º, vuelve a mirar y justo antes de que arranque el bondi saluda con una mano en alto, muy onda capo de las olimpíadas. Todo el bondi es testigo de su giro, sonríe.
Altísima performance, altísima proezía.




sábado, 20 de junio de 2015

*open up the doors..

en el sueño de anoche, caía un móvil de Crónica tv para filmar la escena de mi sueño. 
Bueno, dejamos acá.






miércoles, 17 de junio de 2015

*me re cabe esto que se viene

Y se abrieron las inscripciones 
y quedan lugares
¿Pero alguien vio alguna vez un pogo literario?



*iujuuuuuuu!



martes, 16 de junio de 2015

vos dale total qué importa

Bueno. Salgo al patio a colgar algo, vuelvo a entrar en la cocina y escucho un grito que viene de más allá y más allá es el piso de arriba y más allá es la ventana de Mirta. Por un nanosegundo pienso: qué suerte que no me agarró en el patio.
Pero insiste. En algún momento iba a pasar, lo sé, lo vi venir... esos llamados tan Mirta.
- Mariiaaaaaaaaaaaaa
Bueno. No es fácil resistir a las nuevas modas vecinales, hacerle frente a la inminencia de una rutina de llamados del primero al segundo piso y del segundo a la planta baja. No es fácil, pero hay que resistir con la misma lucidez con que se apaga la tele a tiempo o se esquiva una bombucha en verano: poniéndole garra.
- Mariiaaaaaaaaaaaaaa
Mirta grita mi nombre como si a) no hubiera otra María en la manzana (dudoso); b) yo fuera Betty; c) yo fuera a contestar.
Error, Mirta. Estoy refugiada en mi hogar intentando matar tu paciencia.
No contesto. ¿Pero cuánto puede durar la ansiedad cantora de Mirta? Siglos, señores y señoras. Y arremete con una segunda estrategia:
- Maariaaaaaaaa, ¿andás por ahí?
Y ahí nomás escucho que le comenta a Betty (oh, yes!), parece que están ambas asomadas en la ventana: "...debe estar porque tiene abierto".
Bueno.
"Tiene abierto",  ah bueno.
Permanezco en mi puesto, que viene a ser mi hogar, despejando todo resquicio de voluntad por responder al grito pelado.
Mirta se va, pero vuelve, pega un grito más, el último parece. Es casi triste.
Mi nombre se ilumina en el aire igual que en las comedias musicales, principalmente en una comedia en particular que estoy segura, no segura, segurísima que Mirta conoce. Y todo por no bajar a tocar el timbre de mi depto.
Pero no me conmueve, señoras y señores.
Y finalmente, creo, he ganado la batalla
pausa
se cierra una ventana del piso de arriba
silencio
patio
pajaritos
otoño
siesta.
El primer gol del partido.
María 1 - Mirta-Betty 0
Vamos a un intermedio.
En la calma de la tarde balvanerense me acuerdo que mañana tenemos reunión de consorcio. Sí, sí, todos y todas, y eso incluye a Mirta y a Betty.
Bueno.
Posteo un tema, mucho gusto, hasta luego, hasta mañana, chicas.